Esther Ferrer – Museo Guggenheim Bilbao

La instalación Las risas del mundo no pretende servir como risoterapia; su objetivo fundamental es que el espectador, además de reírse“escuche las risas del mundo”, las de los niños, las de los ancianos y las de los adultos de diferentes países y culturas, pues cada cultura, cada lengua —algunos estudiosos afirman que la risa es el origen del lenguaje.